Motivos por los que Formentera triunfa tanto como destino turístico

En los más de ochenta kilómetros cuadrados que abarca la superficie de Formentera conviven unos doce mil habitantes. Sin embargo, en verano la cifra de personas que se dejan ver en esta isla pasa a incrementarse drásticamente, lo cual es fruto del gran éxito que tiene a nivel turístico.

No es de extrañar que este precioso enclave de las Baleares sea uno de los más deseados por parte de muchos viajeros. Varios motivos dan pie a ello, los cuales iremos desgranando en los siguientes párrafos.

 

Llegar a Formentera es muy fácil

En primer lugar hay que hablar de lo sencillo que es llegar a Formentera. Hay otros destinos turísticos que también son muy bonitos y reúnen características como las que describiremos más adelante, pero viajar hasta allí se convierte en una odisea. Todo lo contrario sucede con esta isla mediterránea.

Concretamente hay que realizar dos pasos: volar o navegar hasta Ibiza y posteriormente coger un ferry que te lleve a Formentera. Hay varias opciones para hacer este último desplazamiento, aunque lo más recomendable es recurrir a empresas muy experimentadas como Aquabus Ferry Boats, la cual une el puerto de Ibiza ciudad con el puerto de Formentera (La Savina) en un trayecto de solo 30 minutos.

 

En muy poco tiempo habrás llegado a Formentera y podrás comenzar a disfrutar de una isla que tiene muchísimo éxito como destino turístico, lo cual también viene dado por los siguientes motivos.

Muchos planes a realizar

Por muy fácil que fuese llegar a Formentera, no tendría tanto éxito si los turistas dispusieran de pocas opciones a la hora de disfrutar de una buena experiencia. Justamente lo contrario acontece en este lugar del Mediterráneo.

El listado de planes realizables es amplísimo: hacer una excursión al faro de la Mola, nadar en las preciosas y cristalinas aguas de Ses Illetes, pasear por los mercadillos que se organizan semanalmente, visitar la Plaza de la Constitución para admirar la belleza y la historia de algunos de sus edificios, etcétera.

 

Son numerosos los atractivos que se pueden ver

Seguramente conozcas algún que otro lugar turístico en el que tan solo hay un par de atractivos por ver. En el caso de Formentera, la lista no puede ser más extensa, siendo inevitable empezarla por las diversas playas y calas que enamoran a los viajeros.

A la que hemos mencionado en anteriores líneas hay que sumar otras como S’Alga, Saona y Llevant. Incluso si decides no bañarte en ellas disfrutarás al máximo de la experiencia, simplemente contemplando escenarios que parecen haber sido extraídos de la mejor de las postales.

Por supuesto, Formentera no solo es sinónima de playas paradisíacas. La capital, Sant Francesc Xavier, lo demuestra a la perfección. La existencia de este municipio es otro de los motivos que originan el éxito de dicha isla como destino turístico.

 

Turismo apto para familias, parejas y grupos de amigos

Continuando con las claves del éxito, una de las más evidentes guarda relación con los viajeros en sí. Los que eligen Formentera para disfrutar de unas vacaciones inolvidables son desde familias con niños pequeños hasta parejas, además de grupos de amigos de todas las edades.

Así pues, Formentera es un destino versátil a más no poder. No se centra en un tipo de turismo en concreto, sino que da una cálida bienvenida a toda clase de viajeros, logrando que cualquier persona se sienta a gusto en esta preciosa isla que es ideal para desconectar.

 

Adiós al estrés

El estrés se ha acabado convirtiendo en un mal endémico. Por suerte, hay un remedio que es infalible: viajar a lugares que sean tranquilos e inviten a la desconexión. Formentera es uno de los mejores en este sentido.

Desde el primer momento en que pongas los pies en la isla notarás como el nerviosismo empieza a desaparecer, lo cual te permitirá conciliar mejor el sueño por las noches y volver de las vacaciones con las pilas bien cargadas.