Qué ver en Ámsterdam en 3 días

Tulipanes, quesos, zuecos, museos, molinos…tantas cosas que ver y no sabes por dónde empezar. No te preocupes porque en licenciaparaviajar.com tenemos tu solución. Vamos a dejar que te relajes y hacer el trabajo pesado por ti. Te recomendamos la siguiente ruta y sabrás qué ver en Ámsterdam en 3 días.

Lo más fácil y común es volar a Ámsterdam o a Eindhoven. Desde Eindhoven podrás coger un autobús hacia Ámsterdam desde el mismo aeropuerto. De este modo comenzaremos nuestra ruta en Ámsterdam.

Es muy habitual pensar en Ámsterdam y recordar alguna historia sobre las experiencias de tus familiares y amigos en los populares coffee shops, pero no queremos centrarnos en eso, ya que consideramos que la oferta de esta ciudad es tan amplia que no merece la pena gastar el tiempo en evadirnos, cuando la intención es tener bien preparados todos los sentidos y empaparnos de todo lo que nos regala Ámsterdam.

Primer día

Ámsterdam es una ciudad con mucha vida y un ritmo rápido. La cultura de las bicicletas es un mundo aparte si no estás acostumbrado allá donde vivas. Si quieres vivir una experiencia típicamente holandesa alquila una bici el primer día y muévete como lo hacen ellos por la ciudad, será más cómodo, barato y por supuesto más holandés. “Donde fueres haz lo que vieres”

Museo Van Gogh

Una buena manera de comenzar tu viaje es visitando el museo de Van Gogh. Compra tu entrada por adelantado a través de Internet para evitar colas y alquila un audio guía, pues podrás pasearte por las diferentes galerías a tu aire disfrutando del arte y la genialidad del artista con todo tipo de detalle. Os puede llevar toda la mañana.

Mercado de las flores

Os apetecerá un paseo al aire libre y qué mejor lugar que el Mercado de Bloemen o el mercado de las flores. Sus puestos están situados sobre barcazas atracadas a lo largo de las orillas del canal Singel. Allí encontrarás los típicos tulipanes holandeses de todos los colores que puedas imaginar, semillas de plantas muy variadas e incluso artículos de jardinería. Su colorido, aroma y preciosa manera de mezclar tanta belleza hacen de este mercado un lugar con mucho atractivo turístico. Los bulbos de tulipán son el producto estrella para comprar como regalo o como recuerdo de vuestro viaje a Ámsterdam.Qué ver en Ámsterdam

Fábrica Heineken

Como no todo va a ser enriquecer la mente, podéis continuar el día visitando la fábrica de cerveza Heineken. Es una experiencia curiosa, podrás ver el proceso de elaboración de la cerveza, sacar tu diploma de experto tirador de cerveza, hacer catas y alguna sorpresita que no desvelaremos para no fastidiar tu experiencia Heineken. Al final de la visita os ofrecen una bebida o dos incluidas en la entrada y un recuerdo de regalo.

Segundo día

Casa de Ana Frank

Importantísimo compra las entradas con tiempo. Si planeas tu viaje en agosto, un mes antes al menos, pues si no estarán agotadas, y aparecer allí sin entrada es completamente misión imposible, ya que la cola da la vuelta a la manzana.

Una vez conseguida tu entrada, posiblemente también tendrás que esperar algo de cola para entrar, por eso recomendamos esta visita a primera hora de la mañana, para estar descansados.

Quién no ha leído el libro el diario de Ana Frank. Si no lo has hecho aún y estás planeando tus vacaciones a Ámsterdam te aconsejamos que lo leas antes, y así disfrutar de la visita y entender lo que ella describe y poder trasladarte a su momento. De lo contrario, poco te dirá aquella habitación. Se trata de un museo dedicado a Ana Frank, una judía que se ocultó de los nazis con su familia y 7 personas más en el ático y el desván del edificio, con una falsa estantería que tapaba la entrada.

Crucero por el canal

Una manera de ver Ámsterdam desde una perspectiva diferente es desde un barco, haciendo un crucero por sus canales. Relájate y disfruta de las vistas mientras escuchas atentamente las historias en el audio guía, pues descubrirás algunas curiosidades si abres bien los ojos y estás atento. Suele durar una hora y hay diferentes tipos de cruceros, románticos a la luz de las velas, otro en el que te servirán el aperitivo degustando vino y quesos, incluso está el crucero con pizzas. No te preocupes si te mareas con los barcos, pues al ser canales estrechos no hay mucho movimiento y no da sensación de mareo. Elige el tuyo y no dudes en gastar un poquito de dinero en esta experiencia. No te arrepentirás, estos son los detalles que hacen que un viaje te deje un recuerdo especial.Qué ver en Ámsterdam

Barrio rojo

Este peculiar barrio de Ámsterdam está estos días envuelto en una gran polémica, ya que puede que se prohíban las rutas turísticas por sus calles. Esta prohibición es debida a que consideran inadecuado entender como espectáculo turístico el trabajo que desarrollan las tan populares mujeres que se exhiben en sus escaparates. Cubierto de llamativas luces rojas y de turistas que transitan observando boquiabiertos los escaparates, este barrio es sorprendentemente seguro y muy agradable para tomar una cerveza holandesa en algunos de sus bares con acceso al canal.

Aprovecha antes de que no permitan esta ruta turística. Es cuando menos distraído y algo que no podrás ver en cualquier sitio. Muy importante no hacer fotos por respeto a las profesionales que están haciendo su trabajo.

Tercer día

Rijksmuseum

En este museo podrás contemplar obras que te harán trasladarte en el tiempo desde la Edad Media hasta el siglo XX, disfrutando de la historia de los Países Bajos. El Rijksmuseum o también conocido como el Museo Nacional de Ámsterdam, también posee una gran colección de arte asiático y egipcio.

Destaca sobre todo su rica exposición del maetsro neerlandés Rembrandt. La ronda de noche o la novia judía son algunas de las obras maestras del artista que se muestran en el museo.

Abre todos los días, esto es importante ya que muchos museos cierran los lunes.  Se divide en cuatro plantas y si compras las entradas por Internet podrás ahorrar algo de dinero.

Keukenhof y excursión a Zaanse Schans

Keukenhof, también conocido como el “Jardín de Europa” sólo abre 8 semanas al año, en 2019 del 21 de marzo al 19 de mayo. El colorido y perfume de sus más de 7 millones de tulipanes y la manera tan delicada en la que están distribuidos, a modo de arco iris, embaucan a todo turista que lo visita. También se pueden ver rosas y orquídeas, pero el tulipán es la flor holandesa por excelencia, y visitando este jardín entenderás el gran amor de los holandeses por esta preciosa flor.

Keukenhof abre durante todo el día, pero entre las 8h y las 12h son las mejoras horas para explorarlo.

A escasos 20 kilómetros desde Ámsterdam es muy aconsejable terminar tu ruta por Ámsterdam visitando las actividades tradicionales más típicas de Holanda.

 

Elaboración de quesos artesanales, zuecos de madera o visitar diferentes molinos desde dentro para entender cómo funcionaban son algunas de las curiosidades que ofrece esta excursión a Zaanse Schans.

 

 

Si tenéis tiempo, podéis seguir disfrutando de quesos, haceros una foto en un escenario típico holandés posando ataviados con sus ropas, o simplemente pasear por los pintorescos pueblos de Alkmaar, Volemdam y Marken, próximos a Ámsterdam, con fácil acceso en autobús y muy representativos de la cultura holandesa.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *